El juez incómodo y la UIF

AUTOR: REFORMA

La solicitud llegó al sistema financiero este jueves, 29 de abril. La Unidad de Inteligencia Financiera solicitó que varias instituciones financieras entreguen todos los estados de cuenta, movimientos e información relevante que tengan del juez Juan Pablo Gómez Fierro.

Lo hizo vía la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. La solicitud se envió a bancos, casas de bolsa, sofomes y otras entidades, con una orden terminante: “no deberán alertar al cliente”.

El cliente es juez de distrito, radicado en la Ciudad de México. En los últimos meses, ha concedido suspensiones a la implementación de la reforma eléctrica, del Padrón de Usuarios de Telefonía Móvil y a una veintena de otros proyectos clave para el gobierno obradorista.

El 21 de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador exigió desde Palacio Nacional que el Poder Judicial lo investigara, y lo señaló como un jurista “al servicio de las minorías rapaces”. Un mes antes, también el Presidente había dicho al Poder Judicial que debería investigarlo. El ministro presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, respondió que estaban considerándolo.

Ahora, la indagatoria no está encaminada a analizar su actuación como juez, sino a verificar el estado de sus finanzas. El documento que ordena la apertura de su información financiera, hasta ahora inédito, está clasificado como “reservado y confidencial”. Lo obtuve para esta columna de una fuente en el sistema bancario.

Seis personas tienen carácter de “investigados” por Inteligencia Financiera en esta solicitud: el juez Gómez Fierro, su madre, su hermana, dos mujeres de quienes no pude verificar cuál relación tienen con el caso y otro jurista, Ricardo Gallardo Vara, el titular del Tercer Tribunal Unitario sobre economía, radiodifusión y telecomunicaciones. La indagatoria pretende averiguar si hay mérito para que se les incluya en la Lista de Personas Bloqueadas.

El documento indica que el origen de esta investigación es que han llegado a conocimiento de Hacienda algunos reportes de operaciones sobre estas personas, desde el sistema financiero.

Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, me dijo que periódicamente en Hacienda revisan a los jueces y magistrados. “Tenemos un modelo de riesgo y nos brincó que Gómez Fierro vendiera seis propiedades entre 2018 y 2019. La investigación no es definitiva; estamos corroborándolo”.

Pero una lectura más política pondera esta explicación. “Habría que ser muy ingenuo para creer que la investigación de la UIF no tiene relación con las críticas de AMLO a sus decisiones. Es un claro uso político de las facultades de la UIF”, dijo a esta columna Luis Fernando García, quien dirige la organización R3D, quienes han señalado que el Padrón viola la privacidad de los usuarios de telefonía.

Dos analistas financieros consultados para esta columna me dijeron que el hecho de que la Unidad haya enviado la solicitud de indagatoria a muchas entidades financieras y no a una específica puede indicar que está “pescando”, esto es, buscando información relevante, sin tener aún algún caso sólido contra el jurista.

Gómez Fierro ha aparecido recurrentemente en la prensa en las últimas semanas, en unos casos como héroe para quienes consideran preocupantes algunos proyectos obradoristas, y para otros como un ejemplo de un juez servil a élites mexicanas, a quienes les preocupa la forma como López Obrador está gobernando México.

No pude localizar al juez Gallardo. Gómez Fierro me dijo, en un mensaje escrito, que no daría una entrevista ni comentario alguno sobre las indagatorias financieras a él y su familia, porque “para cuidar la correcta conducción y resolución de los expedientes a mi cargo he decidido no hacer ningún tipo de pronunciamiento”.

@penileyramirez

FUENTE: https://reforma.com/WpRd5r/el-juez-incomodo-y-la-uif/