Universidades del Bienestar, sin planteles, certificación, ni claridad en el gasto: Coneval

A pesar de ello, ya hay alumnos inscritos y reporta rehabilitación de centros educativos

AUTOR: EMD Staff / elmananerodiario.com

El 05 de abril de 2020, Andrés Manuel López Obrador presumió que 15 mil alumnos ya estaban estudiando en las nuevas universidades del Bienestar Benito Juárez, uno de los principales proyectos de su administración, aunque hasta ese momento no había información sobre la dirección de los supuestos planteles para poder comprobarlo.

Sin embargo, ahora se confirma que los primeros planteles comenzaron a construirse en noviembre de 2019 y recibieron alumnos en sedes provisionales antes de analizar la pertinencia de las carreras, las sedes, lineamientos de operación, gastos o evaluación, los cuales en algunos casos siguen aún pendientes este año.

Lo anterior, de acuerdo a la reciente evaluación que realizó el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El Coneval reconoce como acierto que el programa busque elaborar una propuesta pedagógica “con base en las necesidades sociales, culturales y económicas de las regiones”.

Pero el diseño del programa no deja claro el tipo de población al que está dirigido, los objetivos que pretende alcanzar y la medición de los mismos para determinar si logrará un beneficio.

Cabe recordar que en diciembre de 2018, días después de asumir la Presidencia, López Obrador presentó el programa 100 Universidades del Bienestar en el que el primer plantel sería en la escuela normal El Mexe, que había sido cerrada en 2004 y que estaría a cargo de la Secretaría de Educación Pública.

El portal Animal Político realizó reiteradas solicitudes de transparencia para conocer el proyecto, y la respuesta era la “inexistencia” de la información, lo cual resultó cierto, pues el “Diagnóstico del programa U083. Programa Universidades para el Bienestar Benito Juárez García”, se hizo hasta junio de 2019, detalló el Coneval en su evaluación.

El Consejo aclara que al realizar un diagnóstico, los programas deben establecer cuáles son las causas y los efectos de la problemática que se busca atender, pero en este caso algunos de los datos presentados no incluyen las fuentes de información y otros no están actualizados.

Tampoco “distingue entre grupos poblacionales que podrían presentar en mayor medida el problema y no se presenta un análisis de la evolución del problema a través del tiempo”, refiere.

En la página de internet de las Universidades se presenta información respecto a los programas de estudio pero no todos tienen certificación.

Se enlistan los municipios donde estarán los planteles pero no ubican el terreno preciso donde estarán, pese a que ya reportan a jóvenes inscritos tomando clase.

Coneval encontró que en el diagnóstico las Universidades mencionan las áreas de estudio en las que se enfocarán las carreras, pero no detalla cuáles serán ni cuándo se definirán.

Y, aunque el programa ha avanzado en el registro de algunas carreras para la obtención de una certificación y validez oficial, no lo han logrado con todas, lo cual “pone en riesgo la posibilidad de emitir títulos y cédulas profesionales” de los alumnos que están inscritos actualmente en alguna Universidad.

Sobre la decisión de dónde abrirán los 100 planteles, el organismo coordinador del programa, a cargo de Raquel Sosa, informó los municipios seleccionados, sin embargo, “solo 36 cumplen con el supuesto de estar ubicadas en localidades que tienen entre 15,000 y 45,000 habitantes”, elemento principal para esta decisión.

Además, al momento de la realización del informe del Coneval ya se habría comenzado la instalación y rehabilitación de 85 centros educativos, pero con poca claridad “sobre los criterios que se utilizaron para la designación del monto por proyecto, los procedimientos en la compra de materiales y la contratación de personal”.

Los informes de evaluación de diseño con trabajo de campo 2019-2020 presentados esta semana, son las primeras revisiones que hace el Coneval a los programas del gobierno de López Obrador quien ha centrado su política justamente en programas sociales, sobre todo aquellos de entrega de dinero de manera directa.

Los informes aplican una serie de metodologías para evaluar los programas y hacer recomendaciones para su mejora, pero en algunos casos, como con las Universidades del Bienestar, los funcionarios a cargo de los programas rechazaron la evaluación al considerar que no entienden los programas y son prejuiciosos.

(Con información de Animal Político)

FUENTE: https://www.elmananerodiario.com/universidades-del-bienestar-sin-planteles-certificacion-claridad-gasto-coneval/

Bienvenido, Agrega Iniciativa Empresarial a tu Pantalla principal!!

Agregar
×
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com